La lengua y la ortografía


Por Luis Racero.

La lengua, como sistema de comunicación verbal, podría ser definida como “una de las cosas más maravillosas que existen”, pues, gracias a ella, podemos comunicarnos entre los humanos. Eso sí, una lengua mal escrita no resultará tan maravillosa.

Ahora, con las nuevas tecnologías, es muy frecuente que los usuarios del servicio de mensajes cortos (SMS), la mensajería instantánea (por ejemplo, Windows Live Messenger) o de las redes sociales virtuales (por ejemplo, Tuenti) utilicen abreviaturas para escribir más rápido, cosa que no está mal; ahora bien, ello no supone violar la propia “dignidad de la lengua y de sus palabras”. Con esto último me estoy refiriendo, principalmente, a la forma de escribir que tienen muchos jóvenes actualmente.

Podemos comprobar que pueden verse muchas faltas ortográficas, tales como “benir”, “saver” o “haber (si nos vemos)”, pero, sin duda alguna, la falta más inconcebible que he visto, hasta ahora, ha sido “llo” (el pronombre personal “yo”). ¿Qué podemos pensar al leer dicha palabra así escrita? ¿”Excomulgaría” la Real Academia Española a la persona que ha escrito esa palabra de la lengua española?

Como vemos, es un grave problema que las nuevas generaciones escriban mal, pues en el futuro también necesitaremos periodistas, juristas, escritores y profesores, entre otros, los cuales deben (o deberían) saber escribir perfectamente. En todo caso, la escritura, innata al ser humano, debería ser utilizada correctamente por todos. Por lo tanto, ¿dónde está el fallo? ¿En nuestro sistema educativo? ¿En el mal fomento de la lectura por parte del Estado y de los padres? ¿En las redes sociales? Y, si triste es ver faltas ortográficas en la juventud, más lo es cuando las vemos en la prensa y en resoluciones judiciales.

Respecto al uso de las nuevas tecnologías que comentaba, cada día me asombra más ver, principalmente por Tuenti, la peculiar forma de escribir de muchos jóvenes: “Teees QuiiieeRoooO”, “Nu me xeeeresSss?”, “Queeee tooonnnNnntOooo reSsS” o “Asín ta mejon iooOooO”, por ejemplo. Algunos jóvenes me han comentado que escribir así “está guay” o que “queda más bonito”. Como decía, el uso moderado de abreviaturas no es demasiado malo, pues agiliza la escritura, pero ¿no debe ser, incluso, hasta incómodo el escribir prolongando en exceso la mayoría de las vocales de todas las palabras? Es decir, hace unos años podríamos ver “Xk no t viens?”; ahora, en cambio, la nueva moda de la “ortografía juvenil” determinaría que dicha frase se escribe de la siguiente manera: “Poor quéEee nuUu tee viiiieeNeesSs?”.

Aprovechando Internet, recomiendo una página web que utilizo diariamente y que tengo como página principal en el ordenador, la cual me la mostró un grandísimo amigo: http://rae.es/rae.html En ella veremos el Diccionario de la lengua española, donde se puede consultar cualquier palabra de una manera muy rápida. El problema es que muchos jóvenes no se plantean si una palabra está bien o mal escrita, o, simplemente, incluso sabiendo que está mal escrita, les da igual.

En fin, ¿acaso la ortografía debe interesar?

Más entradas de Luis Racero pinchando aquí.

About these ads

2 responses to “La lengua y la ortografía

  • laura522

    Hola, Luis. He de decirte que me ha gustado mucho tu post y que comparto todo lo que explicas en él. Me suelo autodefinir como una freaky de la lengua ya que siempre, ante la duda o el desconocimiento de algún término soy de las que consulta el diccionario; además, suelo corregir a quien comete alguna falta de ortografía y me cojo cabreos tremendos cuando detecto alguna, pero es que hay casos verdaderamente increíbles; por ejemplo, una que leí hace poco en Tuenti y que me dejó estupefacta: “hoja la” en lugar de “ojalá”. La cosa es más grave cuando ves faltas de ortografía en los escritos de tus compañeros de clase, universitarios y futuros periodistas. Siempre suelo decir que el modo de expresarse (ya sea de forma hablada o escrita) de una persona dice mucho de sí misma, por eso valoro tanto que las personas hagan un buen uso de la lengua, porque es nuestra herramienta de comunicación, y para los periodistas, nuestra herramiendo de trabajo.
    Yo creo que el problema está en el poco hábito de lectura que hay en nuestro país, sobre todo entre los adolescentes, más interesados en las videoconsolas o Internet que en la lectura de un buen libro.

    Muchas gracias por tu post y espero que sigas escribiendo sobre cuestiones tan interesantes.

    Un saludo,
    Laura.

    • Luis Racero Osuna

      Buenas, Laura. Perdona que no te haya respondido antes, pero tu comentario no me apareció en el correo.

      Me ha gustado mucho como te autodefines, pues yo también soy así. Por cierto, la falta de ortografía que me comentas (“hoja la”) me desconcierta y me deja totalmente fuera de lugar…

      Respecto a la corrección de faltas de ortografía que haces, te aplaudo, pues, realmente, le estás haciendo un FAVOR a la sociedad y al buen uso de la lengua; el problema de ello es que muchas personas se molestan si son corregidas por alguien. Yo pienso que eso es ignorancia, pues, en mi caso, si lo hacen con educación y respeto, no veo mal que me ayuden a expresarme mejor.

      Laura, muchas gracias a ti por leer mis palabras; sinceramente, me alegra que haya personas que piensen como tú.

      Un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 63 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: