¿Se acuerda de este pianista? (II)


Puedes leer aquí la primera parte.

Fueron pasando las semanas, creciendo a su vez la expectación por Piano man. E incluso la industria de Hollywood pensaba realizar una película sobre su vida. Se continuó con la búsqueda de su identificación, aunque no se había conseguido nada, pensando muchos de los trabajadores del hospital que se quedaría con ellos para siempre.

Pero el 20 de agosto se tuvo constancia que el joven había dejado el hospital repentinamente. El primero de los medios de comunicación que trató sobre ello fue el sensacionalista tabloide británico The Mirror, aunque tardó dos días en publicarlo.

Según lo escrito el día 22 por ese diario, el viernes 19, una enfermera del hospital entró en la habitación le preguntó al amnésico algo que muchos del personal sanitario habitualmente le hacían: “¿Vas a hablar con nosotros hoy?” a lo que, frente al silencio que estaban acostumbrados contestó: “Sí, creo que podré”. El misterioso paciente contó que era alemán y que vivía en una granja con su padre y dos hermanas. Viajó a Inglaterra usando el tren Eurostar tras dejar París donde había perdido su trabajo. Cuando llegó a Sheerness tuvo la intención de suicidarse, hasta que le encontró la policía.

Pero hubo unas declaraciones de una fuente que consultó The Mirror que armaron un fuerte revuelo, ya que contó las habilidades de Piano man eran totalmente exageradas: solamente tocaba una tecla del piano de forma continuada. No solo eso, también afirmó que era gay y que su comportamiento lo imitaba de los enfermos mentales del hospital de Saarbruecken, lugar donde trabajó anteriormente en reemplazo del obligatorio servicio militar alemán. También esa fuente dijo que el hospital pensaba demandar a la familia del paciente por los gastos de su tratamiento, tras el descubrimiento de la farsa. Aunque otra persona también consultada por el diario dijese que no creía que el amnésico estuviese fingiendo.

Además, y para calentar aún más las cosas, uno de los periodistas que escribió dicha noticia, Jon Kaila, manifestó, en alguna entrevistas que le realizaron, que el alemán era “un gran mentiroso” y que se sentía defraudado por su forma de actuar.

Por otra parte, la BBC informó que el Ministero de Relaciones Exteriores de Alemania confirmó que el hombre desaparecido era Andreas Grassl de 20 años y que provenía de un pueblo de la región de Baviera, a donde regresó el pasado 20 agosto.

Tras la polémica suscitada por la primicia de The Mirror, el padre de Andreas, Josef Grassl, mantuvo una entrevista con ese medio, además de con el Daily Telegraph. En ambas reveló que su hijo estaba realmente muy enfermo, agradeciendo enormemente a su vez la labor de los médicos en la recuperación de su hijo. Manifestó también que Andreas sabía tocar el piano desde que era niño, aunque no de forma virtuosa. Sobre el porqué tardó mucho en dar con él, ya su desaparición tuvo mucha cabida en los medios de comunicación no sólo ingleses sino también europeos, dijo que el pueblo donde vive, Prosdorf, es un sitio muy aislado: “[Él y su familia] Hemos trabajado durante 25 años atendiendo nuestra granja y no he tenido tiempo para ir de vacaciones o ver la televisión o leer los periódicos”. Asimismo negó que su hijo fuese gay, algo que a muchos de sus conocidos no les pareció extraño, ya que Josef es un cristiano católico muy devoto.

Sobre la supuesta denuncia el hospital, el abogado de la familia Grassl, Christian Baumann, dijo que no tenía ninguna constancia de ella, además de que Andreas había sufrido un episodio psicótico después de estar unos meses deprimido.

En cuanto a los habitantes del pueblo natal de Andreas, afirmaban que era un chico muy extraño y que buscaba ser famoso, corroborando alguno su homosexualidad.

Tras todo esto y con el paso del tiempo, todo el interés sobre  lo relacionado con Andras cayó, y las grandes industrias del cine pasaron totalmente de él. Es lo que pasa con estas “leyendas efímeras”: tan repentinamente llaman la atención como pueden caer al poco tiempo en el más profundo del olvido.

Pero aunque no de forma comercial, su historia si ha tenido cierto hueco en el ámbito de la cultura. De este modo, se publicó un libro, “De pianoman” escrito por el holandés J. Bernlef. También se ha escrito una obra de teatro en inglés titulado “The Piano Project” que se estrenó en agosto de 2010 en The Edinburgh Festival Fringe, la sección alternativa del Festival Internacional de Edimburgo.

 

 

About these ads

One response to “¿Se acuerda de este pianista? (II)

  • clash of clans hack

    Sobre la supuesta denuncia el hospital, el abogado de la familia Grassl, Christian Baumann, dijo que no tenía ninguna constancia de ella, además de que Andreas había sufrido un episodio psicótico después de estar unos meses deprimido.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 57 seguidores

%d personas les gusta esto: