Archivo de la categoría: Citas

Antonio Burgos: “Nada digo de Leire Pajín, porque con esa cara de película porno…”

La lactante succión de Cádiz hay que subirla hasta Parla: «En Parla hay que mamar». ZP ha tenido que mamar tela en Parla. Pero, vamos, más que Rómulo y Remo de la loba capitolina. Ni te cuento Rubalcaba. Y nada digo de Leire Pajín, porque con esa cara de película porno…

En mi barrio hubro primarias, por Antonio Burgos. 06/10/2010.

Dice la sabiduría popular que la lascivia no está en la carne que enseña, si no en el ojo que mira. Yo añadiría que también se halla en la mente. El cerebro humano se ha forjado durante millones de años de salvaje lucha evolutiva hasta llegar a un nivel de perfeccionamiento asombroso. Constantemente nos ofrece muestras de su grandeza, y cada día nos sorprende más.

Pero también es capaz de jugar malas pasadas. Esas triquiñuelas, bien encauzados, pueden originar arte y belleza, como el cine. Pero también pueden producir tremendas enajenaciones. O pajas mentales. Dicho así seguro que nos entiende Antonio Burgos, alguien a quien su mente le suele realizar bastantes jugarretas -o putadas, don Antonio-. Tantas, que cualquiera podría calificarle como mala persona y tener motivos más que suficientes para ello.

Pero yo no pienso así. Sinceramente, creo que usted es una mala jugada del destino, una rara avis que nos ha legado el devenir. Una especie en peligro de extinción que en otra época se hubiera sentido a buen seguro como pez en el agua, pero que en estos tiempos que corren resulta obsoleto, bastante molesto y totalmente fuera de contexto, como una muela de juicio. Honestamente, pienso que figuraría mejor como pieza de museo que como pintor de recuadros.

Continuar leyendo


La lacra del periodismo deportivo

El nivel del periodismo deportivo actual está por los suelos. No ya sólo porque focalice la actualidad centrándose exclusivamente en el Real Madrid –a veces, también, en el Barcelona-, sino porque sus “periodistas” demuestran no tener ni idea de nada que se salga mínimamente del bipartidismo imperante.

Periodistas que demuestran carecer de la más mínima cultura deportiva, y que se limitan a hacer comentarios taberneros con una única unidad de medir: la de su propio equipo de fútbol, que por lo general suele ser el Real Madrid. Una especie de vuelta pitagorina, en la que el conjunto de la capital se convierte en la medida de todas las cosas.

Como muestra, los informativos de Cuatro, los de más éxito en audiencia. Cansado de ver y oír gazapos constantemente, me dispuse ayer a tomar nota y comprobar empiricamente las veces que estos tipos la cagan en información objetiva y contrastable, como en los nombres de los jugadores. Cualquiera que haga lo mismo con los conceptos futbolísticos erróneos que se sueltan en 1 hora -algo más subjetivo-, no tendría ciberespacio suficiente en el que albergar tanta crítica.

El primer error vino de boca de Nico Abad cuando predice el posible 11 del Deportivo. Al llegar al lateral izquierdo su silencio, por segundos, se puede llegar a cortar con cuchillo. Súbitamente, dice el nombre del primer lateral izquierdo no madridista que se le viene a la cabeza: Mané. Tras el patinazo, y probablemente aliviado al comprobar él mismo que ha dado justo en la tecla en el último momento, continúa diciendo el posible once titular, aliviado a pesar del clamoroso piscinazo.

Lo evidente es que Mané no es un jugador del Deportivo, sino del Getafe. El gaditano saltó a la palestra esta semana por enfrentarse a José Mourinho, entrenador blanco, por defender a su ex compañero Pedro León. Si no hubiera sido por eso, quizás hubiera dicho que el lateral izquierdo del Deportivo sería Abidal, tal vez el único lateral izquierdo que conozca de la Liga BBVA que no sea del Madrid. O tal vez, ni eso.

Continuar leyendo


El colmo de la demagogia

La Junta dará hasta 1.800 euros a las mujeres que prueben vejaciones del franquismo

¿Qué culpa tenemos los andaluces de que Franco fuera un hijo de puta? Pues al parecer, toda. Y eso que la Junta de Andalucía se creó justo tras la muerte del dictador.

Mientras tanto, el estado español, único responsable subsidiario de la dictadura, se lava las manos  eludiendo responsabilidades, con una Ley de Memoria Histórica necesaria, sí, pero que se antoja insuficiente y limosnera, además de haber llegado macabramente tarde. Ni siquiera ha servido para anular las sentencias franquistas  y devolver así la dignidad de facto a aquellos que injustamente nos abandonaron.

Ahora, José Antonio Griñán intenta ponerse otra medallita en el pecho ante el electorado. Mientras tanto, Andalucía está sumida en el paro (27’7%), y nadie parece hacer nada por cambiar las tornas. Saquen sus propias conclusiones.


¿Se puede caer más bajo?

Tenesi telediario TVE tennessee

Sí. Diciendo la voz en off, en la noticia a la que corresponde la imagen superior, que la popularidad de Barack Obama está decayendo entre los americanos. Y como muestra, nos dice el informativo de TVE, el hecho de que una encuesta reciente refleje que el 18% de los estadounidenses creen que Obama es musulmán, “un 7% más que en marzo de 2009″.

Un error ortográfico. Otro moral. Lo peor, que los mismos fallos fueron repetidos en los diferentes informativos matinales.


Menéame y Público, insultos a la libertad de expresión

¿Paga el diario al portal web para no que no dé cabida a noticias críticas con Público?

Por todos es conocido el efecto Menéame. Un simple enlace, y súbitamente se disparan las visitas a una determinada web. También por todos es sabido que el portal impone una corriente de opinión, la de la mayoría, canalizada a través de los votos y comentarios, que ejerce su influencia sobre una minoría carente de actitud crítica.

Esto último es bien sabido por los propios medios de comunicación, que ven en las páginas de ese tipo una fenomenal fuente de visitas, con las que sacar una mayor tajada de los anunciantes y, de paso, una forma de ganar lectores entre un público generalmente joven. Da igual que ello se consiga a través de noticias-gancho ridículas e insulsas, escenas dignas de cualquier película de los hermanos Marx, que sirven para aborregar aún más a la población y hacerla más servil -¡si Horkheimer levantara la cabeza!-, como podemos ver aquí, aquí, aquí o aquí.

Si esa maquiavélica forma de actuar sobrepasa lo éticamente correcto, el que un diario como Público pague a  cierto tipo de personas asesinos ideológicos a sueldo -¿moderadores de Menéame?-, para que destrocen noticias que consideran críticas -no se sabe a santo de qué- inasumibles,  a base de votos negativos y comentarios que, si tercia, llegan a incluir injurias, calumnias y amenazas, constituye un verdadero atentado terrorista a los valores  democráticos. Esos que tantas vidas, dicho sea de paso, han costado en este país.

Todo surge con el enlace que un lector del Sinfuturo realiza de la entrada Ese molesto compañero llamado libertad a Menéame, artículo rebautizado en esta web como Lectores del diario Público votan masivamente en contra de un comentario que defiende la libertad de expresión.

A pesar de las advertencias de dos usuarios de Menéame…

Continuar leyendo


Ese molesto compañero llamado libertad

Curioso. Al leer los comentarios vertidos por los lectores de Público en la noticia “Fachas en la intimidad”, me detengo en uno de ellos que me llama la atención por su sencillez, coherencia y rotundidad.

Y añadiría: Cada uno es libre de pensar como quiera, mientras no haga daño a nadie.

Lo más sorprendente, la deplorable puntuación que los lectores otorgan a tal convencimiento. Si no es la más baja de la historia, creo que poco le falta.

Independientemente de la idoneidad de mostrar una bandera franquista ante el público, tema que trata la noticia -no hace falta entrar a debatir este punto, por obvio-, me llama la atención que los lectores de un periódico, que según su línea editorial defiende los más altos valores, voten negativamente algo tan sensato.

Quizás, lo mejor sería imponer por ley cómo tenemos que pensar.


Esa sucia forma de actuar de los Estados Unidos

Estados Unidos vuelve a usar sus viejos trucos para quitar de en medio a quien pretende alterar el sistema. Nada nuevo bajo el sol. Ello a pesar de que “The Hope” está al cargo de un país que, más que cambiar,  se regenera a sí mismo. Eso mismo fue lo que provocó el cambio de nombres –Obama por Bush-, pero que sólo fue eso, un falso cambio que sólo le ha servido a Obama para ratificar todos y cada uno de los  pasos dados anteriormente por su antecesor.

De ser cierta la noticia aparecida hoy -si su objetivo es simplemente dañar la credibilidad de Julian Assange, ya lo han conseguido- serviría para confirmar que Obama sigue siendo una gran mentira, un producto del márketing, y que lo que hace no es nuevo, sino que sigue los pasos del viejo libro de estilo norteamericano, donde aparece registrado cómo se debe actuar en cada caso, para hacer desaparecer a aquellos elementos incómodos, ésos que pueden deshacer todo el tinglado tal y como está actualmente montado, y que ya sabemos a quién favorece.

Las argucias utilizadas por el país norteamericano desde que se constituyó como nación para defender sus propios intereses, muestran a las claras que el estado democrático más antiguo del mundo, sigue muy a rajatabla aquella máxima maquiavélica en la que el fin siempre justifica los medios. Y si hay que quitar de en medio a uno, todo sea por el bien de una nación.

No expongo una opinión personal. Esa postura ya fue defendida abiertamente ante las Naciones Unidas por Jeane Kirkpatrick, en su famosa doctrina. En ese momento hizo público el, hasta entonces oculto, libro de estilo norteamericano. El objetivo entonces era erradicar los estados socialistas. El fin último, dar continuidad al sistema.  Siguiendo dicha postura, daba igual hacer desaparecer a ciertas personas o mantener a todo un país sumido en una dictadura. Eran los 80, la época de Ronald Reagan, y con su famosa doctrina, Kirkpatrick justificó que en plena Guerra Fría, Estados Unidos crease y protegiera dictaduras totalitarias, aunque fuesen genocidas, para así mantener a raya a un determinado pueblo, que podía ver con buenos ojos determinadas ideas progresistas.

Según Kirkpatrick, los regímenes totalitarios procuran controlar los pensamientos de sus ciudadanos, utilizando la propaganda, el lavado cerebral, la reeducación, el espionaje a particulares y la represión política masiva basada en la ideología del Estado.

Continuar leyendo


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 61 seguidores