Archivo de la etiqueta: Fcom

La buena prensa

“Porque todos los días se publican páginas de buen periodismo”.

La buena prensa es un blog creado por: Miguel Ángel Jimeno, (a la izquierda) profesor de Edición de Diarios y de Proyectos Periodísticos en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y por, Txema Díaz Dorronsoro, (a la derecha) licenciado en Periodismo y doctor en Comunicación, además de profesor de Diseño Periodístico en la misma facultada de Navarra.

He elegido este blog porque contiene posts realmente interesantes que merecen la pena ser leídos y con los que, yo personalmente, he aprendido mucho. Otro motivo porque he elegido comentar este blog HOY y no lo hice ayer, o lo haga mañana es por lo sucedido ayer en Navarra en la facultad de Periodismo.

El último motivo es porque aunque diariamente se publican páginas de “mal periodismo” o de “periodismo amarillo”, prensa rosa,… que resulta ser lo más comentado en medios y lo que a la gran mayoría de la audiencia parece ser que le gusta ver y disfruta con ese tipo de “periodismo”, también se publican diariamente páginas de buen periodismo, un periodismo que va más allá de la vida de fulanito o menganito, un periodismo por el que las personas que lo hacen se introducen en situaciones realmente increíbles que hay que difundir para demostrar que la moneda tiene varias caras y que la vida no es solo lo que vemos o lo que oimos.


La Universidad de Sevilla y su desorden crónico

Si hay una virtud resaltable en la Universidad de Sevilla, ésa es la constancia. Porque todos los años, sin excepción, a los alumnos de la Facultad de Comunicación nos informan de que no tenemos profesores en varias asignaturas.

En su versión 2008, el cuento de la buena pipa afecta a los alumnos de Periodismo Político (optativa) y uno de los dos grupos de Periodismo Especializado (obligatoria), ambas del Departamento de Periodismo II. Su ex-director, Juan Luis Manfredi (sustituído la semana pasada por Ramón Reig), nos explicó que el contrato se encontraba desde mayo en el Rectorado, pero que nadie lo había firmado, y por tanto la profesora, Aránzazu Román San Miguel, no estaba autorizada a dar clase. Al mismo tiempo, Manfredi nos dijo que él poco más podía hacer.

Continuar leyendo


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 60 seguidores